Alianzas, el desafío. Escuelas Radiofónicas de Radio Santa María

1.1.      Redescubriendo la educación a distancia

En medio de la pandemia de Covid-19, el Ministerio de Educación de la República Dominicana tomó la decisión de realizar el año escolar utilizando los medios de comunicación disponibles, tradicionales o nuevos. La idea era llevar la docencia presencial a Internet por una parte, y a la televisión y a la radio por otra, realizando el seguimiento de forma virtual, con asistencia profesoral limitada, a pesar de las dificultades de energía eléctrica y conectividad en casi todo el país.

Elías Concepción

El año escolar se salvó. Se estandarizó el contenido educativo, hubo igualdad para todos los estudiantes, con contenidos revisables y actualizables, con alcance a nivel nacional. En cada rincón del país los estudiantes, de todos los niveles se conectaron, recibieron su docencia, y los padres y madres asumieron nuevos roles que en el pasado no asumían frente a la educación de sus hijos e hijas.

1.2.      En la televisión se alcanzó mensualmente a 3 millones de espectadores, con 134 millones de contactos. Se impartieron 15 horas semanales de clases, con un costo promedio por mes por estudiante de 55 pesos con 29 centavos, y un costo unitario por hora transmitida de 0.86 centavos por alumno. El ministerio de Educación tuvo un costo mensual de 800 millones de pesos por las transmisiones de los canales de televisión. El costo por las 155 emisoras de radio fue 361 millones de pesos.

1.3.      Hay que evaluar los resultados del año escolar, analizar costos, aprovechamiento del tiempo, calidad de los programas ofrecidos, preparación de los maestros y recoger las experiencias (los sentires) de toda la comunidad educativa. El hecho es que la pandemia ha revalorizado la educación a distancia a los ojos de todos. Y que la radio y la televisión comercial han alterado positivamente sus contenidos: el contenido educativo aumentó significativamente y se redujo la cháchara, el contenido vacuo, para realzar una responsabilidad olvidada en gran parte de los medios de comunicación.

2.         Alianzas para un mayor rendimiento 

Las experiencias que hemos vivido durante la pandemia nos obligan a revisar nuestras alianzas estratégicas con el fin de estar mejor preparados para enfrentar futuros desafíos, tanto en el área del fortalecimiento institucional, como en los contenidos académicos y  en la sostenibilidad económica de nuestras instituciones. Hablamos de seis categorías de alianzas:

a)      Con el sector gubernamental

b)      Las organizaciones de Cooperación Internacional

c)      El sector privado

d)      Redes de egresados

e)      Voluntarios nacionales o internacionales

f)       El apoyo interinstitucional

  1. El sector gubernamental

El gobierno nos ha visto como aliados confiables, aunque hayamos estado sirviendo a la educación con un bajo perfil por decenas de años. La crisis abre la puerta para nuevos acuerdos con los Ministerios de Educación de cada país, que permitan completar infraestructuras, mejores equipos, revisar contenidos, investigar resultados.

A este acuerdo deben sumarse otros que vayan dirigidos a fortalecer las alianzas locales con las alcaldías, distritos municipales e instituciones descentralizadas que funcionan en toda la geografía nacional.

  1. La cooperación internacional

Muchas de nuestras instituciones nacieron bajo el paraguas de la cooperación internacional de países desarrollados, o bien de los esfuerzos de las Iglesias, principalmente de Europa. El riesgo de todo esto ha sido el de depender excesivamente de la ayuda exterior. Al terminarse ésta se acaban los proyectos. Esto hay que evitarlo, obviamente. Pero no hay duda de que la cooperación exterior puede permitir una inversión en infraestructuras o equipos que de otra manera no será posible establecer. Estas alianzas nos obligan a ser más transparentes, rigurosos, cuidadosos en las inversiones, la rendición de cuentas  y la contabilidad. Pero son aliados necesarios, que vienen a llenar un vacío no cubierto por el sector gubernamental o la empresa privada.

  1. Sector privado

Necesitamos fortalecer el aporte financiero de la empresa privada nacional, generar acuerdos en el que el sector destine los fondos de la plusvalía al cumplimiento de su responsabilidad social. En otras palabras, se trata de diseñar una estrategia de «publicidad solidaria» con socios estratégicos de la empresa privada que:

–   garanticen una entrada anual estable

–   aporten contenidos a ciertos programas, presentados de forma sistemática y planificada, siguiendo los ejes temáticos y opciones preferenciales de la institución

–   asuman esta colaboración como parte de la responsabilidad social de su empresa.

Esta forma de mercadeo supone una forma diferente de publicitar los productos de una empresa, que combina responsabilidad social, imagen y contenidos. Se vende la imagen de responsabilidad social de una empresa, más que sus productos (si bien ambas tendencias no se excluyen).

d.         Las redes de egresados

Al igual que las tradicionales asociaciones de ex-alumnos de muchas instituciones educativas, nuestros sistemas a distancia deben estudiar la forma de establecer redes solidarias con los egresados. Este sector puede realizar aportes significativos a nivel de contribuciones financieras, animando a sus compañeros de trabajo, amigos o familiares a seguir su ejemplo. Se busca establecer un fondo de becas para las personas más necesitadas.

  1. Alianzas con redes de voluntarios nacionales o internacionales

El voluntariado es una iniciativa de la sociedad civil que pone en contacto a las personas que desean ofrecer su tiempo, sus conocimientos  o su experiencia con las organizaciones de  cooperación al desarrollo y acción humanitaria que necesitan voluntarios para realizar determinadas tareas en determinados países. Y actualmente puede ser on line, lo cual permite a organizaciones y voluntarios unirse desde cualquier lugar del mundo y desde cualquier dispositivo para hacer frente a los desafíos del desarrollo sostenible. Es sencillo, rápido y, sobre todo, eficaz.

  1. Los apoyos interinstitucionales

–   A nivel nacional: Partimos de una experiencia que tuvimos con Fe y Alegría Dominicana al inicio de la pandemia. Ante la amenaza de no contar con libros de texto, Fe y Alegría  y las Escuelas Radiofónicas aunaron esfuerzos para elaborar textos impresos (al menos para los alumnos de las escuelas FyA) y ofrecer explicaciones y refuerzos por la radio para estudiantes, profesores y padres. Cada institución aportó su mejor «expertise» para echar a andar la experiencia y ponerla al servicio del Ministerio. Aunque finalmente el Ministerio de Educación lanzó sus propios materiales y producciones, la experiencia ha venido a recordarnos que la colaboración interinstitucional aminora los costos, favorece la participación y garantiza la producción de buenos productos. Universidades, redes de educadores, centros de producción, pueden contribuir a fortalecer la planificación, la calidad de los programas, la investigación de resultados, etc.

–    Esto mismo se traduce a nivel internacional. La READ se ha constituido como una alianza que ayude a mejorar a las instituciones educativas a distancia que utilizan la metodología ECCA. Esa alianza está llamada a enriquecer la calidad de los componentes del sistema en cada país.


Las radios educativas a distancia avanzan

El 16 de junio tuvo lugar un nuevo encuentro telemático de la READ. Se abordaron los avances hechos en torno a la página web y la constitución jurídica de la organización. Por otro lado, se acordó promover un encuentro de reflexión y diálogo sobre la misión de las radios educativas en el marco de las […]


18 junio, 2021
Bilingüismo, la experiencia de Fundación IRFA

Pamela Sánchez, responsable de educación de la Fundación IRFA, en Bolivia, nos presenta su experiencia con la formación bilingüe en el contexto de las tierras bajas. Fundación IRFA se ha planteado varios desafíos antes y en este contexto de pospandemia, pues estamos convencidos que se tiene y se puede hacer una educación adecuada para cada […]


2 septiembre, 2021
Con el Centro del Muchacho Trabajador, en Ecuador

El pasado lunes, 23 de agosto de 2.021 se reunieron en Quito, el Dr. Edwin Beltán, Director Nacional del Instituto Radiofónico Fe y Alegría y el Ing. Johnny Espinosa, Director del Centro del Muchacho Trabajador, con el propósito de estrechar lazos en proyectos: educativos, de capacitación y emprendimientos con la firma de un convenio interinstitucional. […]


25 agosto, 2021